Cuando solo queda poco más de un mes para el evento de Microsoft dedicado a Windows 10 y el lanzamiento de la versión Consumer Preview, la compañía de Redmond ha decidido compartir con los “beta testers” de Windows 10 Technical Preview todo tipo de estadísticas. En total, los usuarios han ayudado a Microsoft a encontrar 1300 fallos que la compañía ya ha solucionado.

Todavía no se ha lanzado la versión final y esto no ocurrirá hasta la segunda mitad del próximo año 2015. Mientras tanto, el pasado mes de octubre la compañía de Redmond desplegaba Windows 10 Technical Preview que, tal y como ellos mismos explicaron, se trata de una “vista previa” del próximos sistema operativo de escritorio que están desarrollando con la cooperación de los usuarios. Pero, ¿en qué medida participa el usuario del desarrollo de Windows 10? Básicamente, todos los que han instalado el SO pueden reportar fallos y enviar comentarios o sugerencias a Microsoft.

Recomendado: Windows 10 Consumer Preview, todo lo que sabemos.

Precisamente gracias a esto, Microsoft ha estado desarrollando la Consumer Preview, otra versión de Windows 10 que se lanzará el próximo mes de enero y que, entre otras nuevas caracaterísticas, nos sorprenderá con respecto a la Technical Preview con novedades como el asistente virtual Cortana. Pero este trabajo de desarrollo, según ha explicado Microsoft, no se habría podido cumplir del mismo modo sin los más de 1,5 millones de usuarios que han instalado Windows 10 desde su lanzamiento como Technical Preview y, evidentemente, sin la colaboración de 450.000 usuarios considerados “muy activos”.

Como podemos ver en los gráficos que la propia compañía de Redmond -Microsoft- ha publicado en su blog oficial, la colaboración de los usuarios está siendo fundamental para el desarrollo del próximo sistema operativo de escritorio que llegará para dar relevo a Windows 8.1. Aunque ha habido quien se ha quejado por esta estrategia de Microsoft, lo cierto es que valerse de los propios usuarios como “probadores” significa ajustar en mayor medida el sistema operativo a nuestras necesidades. Ahora bien, evidentemente también supone para Microsoft un importante ahorro, puesto que ninguno de los “probadores” está siendo pagado.